SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

viernes, 28 de octubre de 2011

Relato de la Conexión 1

Como lo prometido es deuda iniciamos los relatos escritos para los amantes de la literatura de ficción, que no, que no, esto es realidad :-)


Coves nos cuenta;



De camino a Luna Misteriosa
Un día de esos que no olvidas en la vida y que recuerdas nostálgico con los colegas en el bar después de seis cervezas, así lo definiría.


Salimos a las 9.00 am de la cabaña del Collado de la Espina, recogimos el material que nos faltaba del furgón e inmediatamente nos dirigimos a la CA32. Tres cuartos de hora después llegamos a la boca, desempolvamos el equipo aún lleno de mierda de la exploración del día anterior en Galadriel y nos dispusimos a descender por la elegante y potente garganta de 330 metros hasta alcanzar el nivel fósil.



Tras solucionarme un dolor de cabeza derivado del agua que bebí la noche anterior gracias a las pastillas de Tubi nos dirigimos al punto donde la entrada anterior obtuvieron  una conexión sonora. Según nos acercábamos podíamos palpar la incertidumbre en el ambiente contenida en la misma masa rocosa, cuando de repente un aroma de incienso procedente de la Galería Luna Misteriosa de la Torca de Bernallán desató en nuestro interior una reacción incontrolada de emoción, derrochando voces de entusiasmo, por un momento la locura se hizo dueña de nuestro racional pensamiento como si las mentes de todo un psiquiátrico de alta seguridad se apoderaran de las nuestras en medio de la oscuridad.
El lugar de conexión era un laminador que paulatinamente se iba tornando más angosto, incomodo,  estrecho, como las grandes fieras ese laminador tiene un carácter indomable, en el cual debíamos progresar si queríamos acceder a la Torca de Bernallán. Se nos presentaba una única opción, enfrentarnos con aquella bestia milenaria y abrirnos paso entre sus rocosas fauces. Movidos por la emoción y pilotados por el desenfreno de las posibilidades de un futuro inminente comenzamos una frenética desobstrucción poseídos por el mismísimo Shivá, dios de la destrucción. Cinco horas y media después, exhaustos, Miguel tuvo el valor de decir lo que ninguno quería oír:
 -Estamos muy cerca, pero tenemos que dejarlo, chavales. Se hace muy tarde y aún tenemos que salir. Conectaremos en la siguiente entrada - dijo Miguel con decisión.
 Las grandes verdades suelen ser las que no queremos ver aunque nos demos de cara contra ellas. Todos, en el fondo, sabíamos que era así. Resentidos tuvimos que aceptarlo. El cansancio físico oscureció nuestras perturbadas mentes y se alió con nuestra inevitable decepción al no poder conectar, aún poniendo todo el empeño que una mente motivada pude dar de sí.
Eso es lo que hubiera ocurrido si una milésima de segundo después de oír la aplastante verdad no hubiera habido una reacción química en cadena en el interior de mi cerebro, envenenando todo pensamiento lógico, como el proceso de fisión incontrolado de una central nuclear que acaba convirtiéndose en una explosión. Una deflagración de cabezonería que nos llevó a hacer el último intento, como el guerrero que se levanta del suelo tras ser abatido con la cara empolvada aún a sabiendas de que tiene todas las de perder si continua peleando.
Tenía muy asumido que era muy difícil, pero no imposible. Debíamos de agotar todas las posibilidades, sino qué clase de espeleólogos mediocres seriamos. A un metro escaso de un suceso que nos tenía a su merced, creí oír algo. Desorientado, no distinguí si ese ruido procedía de mi desesperado intento de progresar entre el estrechísimo útero del laminador o del grupo de Belgas, que trabajaba al otro lado castigando y sometiendo la piedra martilleándola como sus antepasados Vikingos golpearía los cuerpos con sus armas en el fervor de la  batalla. Les estuvimos escuchando desde que empezamos a trabajar en la vacilante estrechez, pero esta vez el sonido era distinto. Parecía que venía de más cerca. Quizá estaba enloqueciendo aún ritmo más acelerado o estábamos más cerca de un imposible a punto de materializarse. Mi reacción instintiva fue chillar como un cerdo en una matanza para que fuera quien fuera esa criatura que se deslizaba elegantemente entre bloques pudiera seguir mi voz y llegar hasta mí. Poco a poco el sonido de la victoria susurraba con más fuerza en mis oídos. Entonces, un tímido rallo de luz entre piedras llegó a mis retinas. Contuve la emoción y aguardé. Y fue entonces cuando vislumbre el cuerpo de de Walter, castigado por la enorme bestia meandrica. En ese instante, con la misma energía contenida en el big bang, salió de mis labios:
-¡Hemos conectado!,  ¡Señores, hemos conectado!- dije con el rostro desencajado y la mirada de un perturbado mental en la últimas.
-Hola, soy Walter ¿y tú?- dijo Walter.
-Yo, Coves. Encantado- dije yo.
Entonces nos dimos las manos, vacilando esta vez nosotros a la madre tierra. Un momento que se grabaría a fuego en nuestro tejido cerebral creando una herida que nunca cicatrizaría y no dejaría de sangrar, un instante que tendremos siempre presente y nos proporcionara un cuantioso ascenso en el ejército de la sana locura.






Pero aún no había terminado la batalla. Nos faltaba el punto y final. El golpe de gracia. Ese instante que miras a tu adversario a los ojos con el respeto y el honor que se merece un gran y temible guerrero que acepta con humildad su derrota. Había que conseguir pasar algo más que las manos por ese angosto paridero, pero ahora contábamos con la ventaja que Walter tenía algo más de espacio: es decir, 20 centímetros más en altura desde su lado. Un trozo de piedra se interponía en nuestro destino.  El último colmillo de la ardiente fiera que nos retenía entre sus rocosas fauces. El golpe de gracia se lo asestó Walter como un guerrero celta cortaría la cabeza de su enemigo más temido, con decisión y precisión.
Fue entonces cuando Tubi fue el primero quien paso de la CA32 a Bernallán por las martilleadas entrañas de la colosal bestia. Luego pasó Miguel, al que le costaría algo más, no por su volumen corporal, sino por una brutal espeleoerección motivada por el logro materializado después de tantos esfuerzos, entradas a la CA32, la cantidad de horas invertidas y por el sabor de la victoria tras una larga batalla que casi perdemos.
Tras pasar yo y las saca-empotradores con todo el material miré atrás orgullosos de lo que habíamos conseguido todos, un trabajo no solo de dos pelotones de trabajo, sino de un grupo humano tanto dentro como fuera, que ha trabajado en conjunto en perfecta simbiosis, como el conjunto de engranajes que hacen funcionar un reloj suizo totalmente preciso.
¡Enhorabuena compañeros!

jueves, 20 de octubre de 2011

Video de la conexión

Como una imagen vale mas que mil palabras y un video mas de diez mil, os dejo este video para que lo disfrutéis, os aburráis lo cerréis o repitáis una y otra vez.
Mas adelante, para los amantes de la lectura, pondré la visión particular de aquellos que estuvieron en ese momento en la conexión.




lunes, 3 de octubre de 2011

Hemos cumplido, hemos conectado.

Desde que hemos conectado hasta estos momentos le he estado dando vueltas a la cabeza para expresar con las mejores palabras posibles los sentimientos que han supuesto para mí este logro. Pero resulta que al abrir el correo y ver lo que ha escrito Antonio en nuestro foro, creo que la suya es la mejor respuesta;


Ultimas noticias, a las 2:49 h Miguel me ha dejado un mensaje en el movil que dice "conexión". Ya no puedo dormir hasta que logre hablar con el. Felicidades a los exploradores. Aunque no he podido estar allí esta vez, mi mente a estado en la Ca32 todo el día desde que hable con Miguel Angel esta mañana o mejor dicho ayer por la mañana antes de que entrarán el, Coves y Tubi. Creo que me alegro igual o más que ellos. Aunque no es una conexión sobre el papel espectacular, para mi representa la más importante por el empeño puesto, por los años dedicados, por la cantidad y la calidad técnica y humana de las personas que ha participado, por representar el espíritu luchador y trabajador de las gentes del SECJA, SPEKUL y demás amigos que han colaborado de alguna manera y por representar por supuesto esta cueva nuestro recuerdo inevitable y homenaje postumo a nuestra amiga Li, aunque dentro de unos años solo sea otra entrada al sistema, para nosotros siempre será mucho más, por todo esto muchas felicidades a todos.



En homenaje a todos vosotros un repaso secuencial de lo acontecido, vivido,  experimentado etc, etc...


El siguiente capitulo esta ya ejecutado pero no escrito.
Continuare con él poniendo fotos, videos, relatos etc.