SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

martes, 20 de mayo de 2014

Conexiones


Voy a reflexionar un poco sobre lo acontecido en la última entrada a una cavidad que esta relacionada con el Sistema Alto del Tejuelo: “La Torca del Cotero”.

Es Semana Santa del 2014 y tengo la intención de emplear un día de la misma en la exploración de alguna cueva que nos permita incrementar el desarrollo del sistema y, al mismo tiempo, me satisfaga como una buena actividad de espeleología. En principio, todo estaba encaminado hacia la incursión a la Torca de las Hormigas pero, en el último momento, nuestros amigos del ACE de Mataró nos propusieron la colaboración entre todos los que estábamos en la zona, que éramos unos pocos,  el enésimo intento de conexión entre la Torca del Cotero y Yeguas.

Aprovecho este momento para meter una pequeña cuña sobre las conexiones realizadas en el Sistema Alto del Tejuelo y la implicación que hemos tenido de una manera u otra en ellas.

El Sistema esta compuesto de 10 cavidades individuales que poco a poco han ido conectándose entre sí hasta formar un complejo enrejado de galerías y pozos con un desarrollo superior a los 118 Km a día de hoy.


La primera fue entre la Torca de Riañón y la Torca de la Canal por parte de los franceses del SCD. A continuación, la Torca de los Moros y la Torca de la Canal por ACEM. Posteriormente, la Torca del Cotero con la Torca de los Moros también por ACEM. Entretanto, por nuestra parte, siempre que hable de “nosotros” están incluidos los espeleólogos belgas y otros que colaboran inténsamente en nuestros trabajos, conectamos la Torca de Bernallán con la Torca del Canto Encaramado y, posteriormente, junto con ACEM, la Torca de Bernallán con la Torca de los Moros. A continuación, conectamos el Canto con el Torcón del Haya y la Torca del Río Perdido con el Canto. Después, los franceses del SCD unieron la Torca del Pasillo y el Canto y, para finalizar, se conectó el Canto al Sumidero de Calleja Lavalle.

Resumiendo, de las nueve conexiones hemos participado en cinco, una de ellas en colaboración con ACEM, en dos ACEM, y en otras dos los franceses de SCD.

Conexión Bernallán-Canto Encaramado.

Gatera acceso conexión Bernallán-Moros.

Conexión Bernallán-Moros. La cara es el reflejo del alma.

Conexión Bernallán-Moros, pozo de acceso a Los Moros.

Equipo conexión Bernallán-Moros en Los Moros.

Antes de entrar a la conexión Canto Encaramado-Torcón del Haya.

Antes de entrar a la gatera Actinomycete que da acceso al Torcón del Haya desde el Canto.

Base del pozo de 270 m del Torcón del Haya el día de la conexión.

Gatera de conexión entre Torca del Río Perdido y Bernallán.

Gatera de conexión entre Torca del Río Perdido y Bernallán.

Gatera de conexión entre Torca del Río Perdido y Bernallán.

Gatera conexión Canto Encaramado-Sumidero de Calleja Lavalle.
Creo que experiencia no nos falta en estas lides.

A continuación paso a realizar una detallada descripción de este nuevo intento de conexión entre la Torca del Cotero y la de las Yeguas.


Me levanto temprano y desayuno en solitario en la cabaña; seguro que a Mercedes le habría gustado venir pero por necesidades familiares tiene que posponer sus ganas de explorar para mejor ocasión.

Bajo al camping donde he quedado con los belgas: Luc, Walter, Piet y Dirk. A continuación, nos reunimos todos en el albergue de Calseca donde nos esperan el resto. Me voy encontrando y saludando a mucha gente que conozco gracias a la espeleología y con los que he compartido muy buenos momentos dentro y fuera de las cavidades. Como tenemos un poco de prisa el intercambio de palabras es corto. Los componentes de Niphargus ya están preparándose. Bruno me comenta que van a la C140, a por todas; me alegro mucho por los buenos recuerdos que me trae esta torca. También saludo a Julia compañera de fatigas en algunas ocasiones y a otras personas que no conozco pero me suenan sus caras. Alboroto también me saluda pero tengo poco tiempo para hablar con él. Los que vamos a realizar la actividad de intento de conexión nos juntamos en la parte de arriba del albergue donde ya se encuentran Antonio, Adolfo y la gente de Mataró con los que he compartido muy buenos momentos de espéleo. Están Jordi Pérez, Assumpta, Eduard y Àlber, además de Jordi Carretero que por desgracia esta vez no nos podrá acompañar por una pequeña lesión. Se decide dejar los coches en el Collado de la Espina y Bustablado para facilitar el regreso. En este último lugar nos esperan Fernando y  Leti con ellos se encuentra otro espeleólogo que conozco desde hace tiempo, César , que en este caso se irá a impartir un curso de espéleo que tiene comprometido y que le privará de acompañarnos. Mientras, por cierto, vamos y venimos con los coches contemplando estos paisajes tan espectaculares no deja de sonar la música de AC/DC que es nuestra musa y guía en la consecución de grandes logros espeleológicos.

Una vez todos en el Collado partimos sin más demora. El día espléndido, radiante no hace frío, no hace calor, no llueve; casi igual que en la última ocasión qué pasamos por aquí, me dije.



La marcha de aproximación nos lleva por lugares idílicos para la espéleo, donde nuestra imaginación se desborda y nos transporta al interior, soñando con grandes abismos y espacios por donde progresar, contemplando las maravillas de la madre naturaleza.




El paseo me permite intercambiar conversaciones con unos y otros fomentando el compañerismo y la amistad que es uno de nuestros baluartes para conseguir futuros grandes logros que nos satisfagan a todos.


Llegamos a un punto donde nos debemos de dividir en dos grupos. Antes, y como presagio a una nueva conexión, se hace un vídeo con los representantes de cada uno de los grupos que participamos. En ella me falta el de Fernando y Leti que prefieren permanecer en el anonimato. Por cierto también nos acompaño Luis, hermano de Antonio, para darnos ánimos y después darse una vuelta por esos parajes tan singulares.


Me toca con los que van a la Torca del Cotero junto con Antonio, Adolfo, Fernando, Leti, Luc, Piet, Jordi Pérez y Àlber. A la Torca de las Yeguas se dirigen Dirk, Walter, Tubi, Eduard y Assumpta. De los 15 participantes 9 ya han estado en alguna conexión del sistema, incluso algunos de ellos en más. El de mayor número, Dirk, en 4.

El acceso a la Torca del Cotero es espectacular: bajas y subes por unas dolinas que quitan el aliento y el hipo. Llegamos al lugar donde uno se viste de marciano para poder descender a estos sótanos. Estamos rodeados de grandes abismos pero el mayor es el de entrada. Un pozo de 80 m. Para acceder a él tenemos que trepar y, posteriormente, destrepar hasta alcanzar la cuerda que va colocando Jordi.


Detrás de él Antonio, cómo no, y, posteriormente, Álber. Me uno a ellos y voy sacando fotos al igual que todos ellos menos Jordi que es el que instala. Oigo a Antonio exclamar lo espectacular del pozo y si él lo dice es que es así porque en su dilatada experiencia como espeleólogo ha descendido más de un pozo espectacular. Pero yo me pregunto, ¿no era más espectacular el Pozo Luminoso con sus 220 m o el Pozo Juhué con 300 m o los pozos grandes de la Sima de la Cornisa?. Creo que lo que ocurre es que con los años valoras más lo que haces y cuando te encuentras con torcas como ésta todavía más.

Mientras vamos descendiendo los fotógrafos se ponen manos a la obra y comienzan a tomar instantáneas desde distintos ángulos hasta que consiguen la que más les satisface.




El volumen de la sala es admirable. Doy un pequeño paseo junto con Jordi que es uno de los mejores conocedores de la cueva y nos colocamos para otra foto que en este caso me parece muy representativa de lo que estamos contemplando.





Seguidamente nos distribuimos en varios grupos para despejar incógnitas pendientes que nos va mostrando Jordi.

Me encuentro junto con Luc, Piet, Adolfo y Antonio con quienes he compartido numerosas horas de exploración. Antonio, cómo no, desciende un pequeño pozo de unos 20 m. Como ya somos avezados exploradores y cada uno sabe su función unos topografían, otros miran por los alrededores y otros descienden por la vía que nos lleva a los pisos inferiores para ver si conectan con el lugar donde se encuentra Antonio. Terminado nuestro trabajo y corroborando que todo se une y no existe continuación, regresamos al punto de encuentro que no es otro que el lugar con más probabilidades de unión con Yeguas.


Mientras tanto, Fernando y Leti están enfrascados en una desobstrucción que era otra de las incógnitas mostrada por Jordi.

Voy viendo restos de equipos, sacas, botes estanco, etc. que me muestran el camino a seguir para llegar donde están Jordi y Álber. El lugar no es nada alentador: todo lleno de bloques que impiden la progresión exceptuando un pequeño paso donde se esta sacando un buen pedrusco. Saco el incienso y lo colocamos en todos los rincones comprobando que la corriente de aire va en la buena dirección, es decir, se introduce por lo huecos que dejan las piedras. Sabemos que al otro lado, en la Torca de las Yeguas, el aire siempre lo tienes de cara. Llegan Antonio y Piet. Ya somos muchos en un lugar tan reducido. Jordi y Antonio se quedan intentando abrirse paso por el único sitio factible para progresar. Mientras, los demás nos esparcimos por los alrededores intentando encontrar algún paso esquivo que nos lleve al otro lado. Busco con ansia y me detengo a cada paso para ver si es posible escuchar a los que están en las Yeguas. Busco y busco pero nada de nada finalmente parece que encuentro un lugar interesante pero el poco aire que se aprecia te da de cara. Al salir me encuentro con Fernando y Leti que vienen de su particular lucha con una obstrucción que tras franquear, también se acaba.

Antonio y Jordi junto con Álber continúan “erre que erre” con el paso mientras los demás vamos a realizar una visita por la continuación de esta espectacular galería, no por sus espeleotemas sino por su gran volumen.

De regreso voy a mirar cómo van las cosas y me encuentro con el siguiente panorama: Tras grandes esfuerzos consiguen quitar el bloque y abrir un poco más el paso pero ni Jordi ni Antonio lo consiguen pasar. Piet llega y se cuela literalmente, encontrándose al otro lado en un “abrir y cerrar de ojos”. Como diría él “Los españoles están muy gordos”.

Piet no ve muy clara la continuación y nos anima a pasar. Jordi lo consigue tras un gran esfuerzo y después Antonio tras poner en práctica todas las artimañas posibles: sacar todo el aire de los pulmones, un brazo delante y el otro detrás. El caso es que al final lo consigue. Después me toca a mí. Uffff, con lo que les ha costado a los otros, me dije, pero como muchas cosas en esta vida, inexplicablemente consigo pasar al otro lado.

Por lo tanto, tres “gordos” y un “flaco” consiguen flanquear este obstáculo.

Estamos en una pequeña salita entre bloques. A nuestra derecha parece que lo que tenemos es pared. Tiramos nuevamente de incienso y después de consumir casi todo lo que nos queda deducimos que el aire se va por el suelo entre bloques pequeños que podemos ir moviendo. Nos ponemos manos a la obra y como posesos iniciamos el desescombro hasta que bloques de mayor tamaño empiezan a desestabilizarse y hacen peligrar los trabajos que nos acercan a un descenso a otro lugar de mayores dimensiones. La cosa se complica y se pone peligrosa. Antonio, junto con Piet, consiguen deshacerse de un bloque que de haber caído habría obstruido la continuación. Se hace tarde y Jordi había quedado con los de Yeguas en el exterior a eso de las 19:00 y ya era esa hora. Sale Piet, por supuesto sin problemas. A continuación lo intento yo y,… no consigo salir después de mucho forcejeo. Como conozco el tema no me pongo nervioso. Intento quitar un pequeño pico de piedra que considero el responsable y no yo por mi volumen. Después de unos cuantos golpes pasa Antonio a la acción y, mientras Jordi y yo realizamos la topo, consigue por arte de magia y unos buenos golpes de martillo hacer desaparecer la protuberancia. Gracias a esta maniobra salimos todos sin problemas a pesar de estar tan gordos ;-)

Cuando llego a la base de los pozos ya están prácticamente todos fuera y en un momento nos encontramos todos en el exterior. Esto no es como subir Bernallán o el Canto.



Eduard, impaciente por nuestra tardanza, ha venido a visitarnos y de paso intercambiar nuestras experiencias. Ellos han escuchado a las 16:15 un sonido lejano similar a nuestros “rompe-piedras” y posteriormente han visto humo en una parte de la sala final. Efectivamente nosotros a esa hora hemos hecho ruido. Todos esbozamos una sonrisa. La cosa esta prácticamente hecha.
En el exterior nos encontramos con un espeleólogo mítico de ACEM, Dani, que nos viene a saludar.

Cuando nos dirigimos al lugar establecido para unirnos a los de Yeguas, Luc me comunica que le han llamado desde casa comentándole que su hija Luna se ha caído y está en el hospital lista para ser operada de una fractura de hombro. Esto enturbia en cierta manera la alegría por lo conseguido.

Foto de rigor y todos guiados por Fernando vamos hacia Bustablado a los coches.



El siguiente capítulo de conexiones es muy posible que sea en julio pero nunca se sabe ;-)



Algunos datos sobre las cavidades pertenecientes al Sistema Alto del Tejuelo:


NOMBRE
DESARROLLO
DESNIVEL
1
Torca del Canto Encaramado
42.058
-403
2
Torca de La Canal
24.315
-325
3
Torca de Bernallán
23.867
-581
4
Torca del Cotero
10.632
-317
5
Torca de Los Moros
4.252
-449
6
Torca de Riañón
3.037
-536
7
Torcón del Haya
450
-300
8
Torca del Río Perdido
3.535
-352
9
Torca del Pasillo
3.595
-271
10
Sumidero de Calleja Lavalle
2.116
-377




FECHA ULTIMA ACTUALIZACIÓN
09/03/2014






Desarrollo total 117.857 m.
Desnivel:
611 m.







martes, 6 de mayo de 2014

Cueva y ferrata

Fotos de las últimas actividades por Cantabria por gentileza de Adolfo y Antonio con la colaboración de Jordi Carretero, Alboroto, Roy y otros.

















Foto Roy Randall

Foto Roy Randall

Foto Roy Randall