SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Jornadas de la SEDECK, Sistema Alto del Tejuelo

El año pasado fue la primera vez que expusimos en público nuestros trabajos sobre el Sistema Alto del Tejuelo en el encuentro interfederaciones en Burgos con un ambiente magnífico. Un año más tarde vamos con lo mismo y en este caso en las "XXV JORNADAS CIENTÍFICAS DE LA SEDECK" en Ramales de la Victoria, Cantabria.

Os dejo toda la información aquí por si queréis asistir.




lunes, 22 de septiembre de 2014

Los sueños, sueños son, ¿Una vez más?


Del 10 al 14 de septiembre de 2014

Henos aquí envueltos en una nueva andadura por los mundos subterráneos de Cantabria.

Día 10

La aventura comienza con Dirk, Koen 2, Katleen, Walter, Manu y Jordi C.. Nada reseñable si descartamos el calor durante la aproximación al abismo en cuestión la “Torca del Canto Encaramado”.

Día 11

Sala de GEMBO, esa obsesión que perturba el sentido.
“Una vez más” nos dirigimos al este de esta inmensa sala con el propósito de franquear un paso muy ventilado que llevamos años insistiendo en su abertura.
“Una vez más” las hadas de las profundidades nos impiden su paso agotando las baterías de nuestras herramientas de trabajo.
“Una vez más” detrás se aprecia un volumen mayor y soñamos con nuevas galerías por explorar.
“Una vez más”, según la topografía, estamos en una zona inexplorada.




Día 12

Dirk, alma mater de la exploración del Sistema, exhorta a la búsqueda hacia el Este, “Una vez más”.
Desde la base del pozo que va en dirección a la Sala Eolo y dirigiéndose al Sur, van explorando minuciosamente todos los rincones que se orientan al Este como ratones que olfatean el queso.
“Una vez más” a última hora se encuentra ese lugar que con tanta insistencia se ha buscado. Estamos en las salas del “Río Perdido de Dirk”. Una escalada delicada, un pasaje expuesto, una gatera con barro, unas chimeneas, unos pozos y nuevos lugares para explorar. El equipo se retira ilusionado y cansado hacia sus aposentos. 




A las 22:30 otro equipo compuesto por Antonio, Adolfo, Coves y yo, “Una vez más”, nos dirigimos desde el Collado de la Espina hacia la entrada de la Torca con un tiempo excelente, nada que ver con la incursión anterior, en alerta roja por viento.
Sobre las 23:30 estamos en la dolina de entrada y escuchamos voces. ¡Ufff esto no es lo esperado!, ¿habrá pasado algo? La incertidumbre nos apremia y llegamos enseguida a la persona en cuestión. Todo bien, se trata de Manu que ha salido para ir a celebrar un cumpleaños. Curioso lo de estos Nipharguniños. Nos informa de los últimos acontecimientos y a más de uno se le dilatan las pupilas y se le cae la baba.




Día 13

Son las 8:30 y el vulgo se despereza y comienza a vagar como zombies por el vivac en busca de objetos perdidos que garanticen una buena pitanza para desentumecer los músculos dañados de tantas andanzas.

Entablamos conversación y empezamos a trazar nuestros planes que fueron muy distintos a los que teníamos previstos (5 horas duras de espeleo para llegar a una escalada poco atractiva y después regresar con sacas hasta arriba del vivac del Hormiguero)

Dirk y compañía, esa misma mañana, exploran y topografían el submundo de la Sala de Korocotta que la vez anterior se vislumbraba muy complejo, y salen al exterior a dormir al albergue de Jordi.

Mientras tanto nosotros nos dirigimos a la búsqueda del acceso a los nuevos descubrimientos.

Resumen del itinerario hasta llegar al punto en cuestión:

Trepa, anda, trepa, anda, trepa, anda, baja pozo, anda, baja pozo, gatea, destrepa, agua hasta los huevos, anda, pasamanos, gatea, anda, trepa sin caerte, anda, busca cuerda de acceso a los nuevos pasajes. Total 2 h. 30 min.




Las hadas están de nuestra parte y encontramos la cuerda sin ningún problema. No nos lo podíamos creer, ¡tan fácil!.

Llegamos al pozo sin bajar pero antes, Antonio localiza otro que no aparecía en las descripciones que nos habían dado. Las perspectivas son muy buenas. Hace tiempo que no nos encontrábamos ante la tesitura de una nueva exploración con buenos augurios.

“Una vez más” Antonio baja el primero mientras nosotros iniciamos la topografía.

Enseguida dejamos de escucharle, buena señal.

En la base del pozo nos encontramos en una sala. En su parte más al Este, Adolfo hace una trepada delicada y a continuación se queda en una chimenea con posibilidades. Marcamos la incógnita y continuamos por una galería que se dirigía al Sur. Al cabo de un rato regresa Antonio; la continuación no se veía clara. Decidimos terminar la topo mientras Antonio iniciaba la instalación del otro pozo. Llegamos al final del primero donde nos encontramos ante una colada muy empinada y resbaladiza. Cogí aire e intenté ascender por ella, por el centro, donde se encuentra una pequeña fisura. Cuando estuve a punto de llegar arriba apareció Coves por mi izquierda cual gato que trepa al árbol, y nos juntamos en lo alto.
En este punto teníamos dos posibilidades de continuación, siempre por coladas muy resbaladizas y con mucho barro. Le ayudé en un paso que ríete tu de la piel de plátano. Adolfo y yo miramos y miramos la manera de ascender. Elegimos la otra posibilidad y, tras quitar algunas costras, logramos ascender hasta el lugar donde se encontraba Coves que ya había echado un buen vistazo a todo. En la parte más al Este se podía vislumbrar en lo alto un volumen mayor apreciándose, además,  corriente de aire. Seguimos a Coves, el gato, por unos lugares delicados hasta llegar a un punto donde Adolfo y yo decidimos esperarle mientras continuaba trepando por la colada de plátano. Al final decide darse unos pasos delicados para acceder a una sala de 35x8 m de anchura y unos 15 m de altura con eje dirección Este-Oeste. En ella se podía apreciar una galería que la cruzaba de extremo a extremo por el techo abriéndose en tres sitios distintos. Toda la zona estaba ventilada. Al final decide darse la vuelta para contarnos las buenas nuevas. Como teníamos abandonado a Antonio desde hacía mucho y ante lo delicado de los pasos, que bien merecían un aseguramiento con cuerda, decidimos regresar topografiando.
Cuando llegamos a la cabecera del otro pozo encontramos a Antonio en su base que se había quedado con muy poca luz. Nos comunica que merecía la pena que le echáramos un vistazo y topografiaramos todo. Lugar curioso éste, pues se trataba de dos salas que a su vez se encontraban conectadas a la anterior por pasos estrechos. Además surgían dos galerías formadas por agua a presión que posteriormente habían visto cómo se había depositado un fino limo en su base. Lo más interesante se encontraba en la cabecera del pozo, pues en dirección Este, se podía apreciar una continuación muy evidente que precisa de un pasamanos. Como era ya tarde y todavía nos quedaban 3 h. para llegar al vivac decidimos darnos la vuelta y soñar con lo que nos habíamos dejado por explorar.







Día 14.

Salida al exterior sin novedades.

Conclusión:

682 m nuevos.

Se ha encontrado una nueva llave que, tal vez, nos abra la puerta hacia lugares indómitos e inexplorados.

Hasta que llegue la nueva incursión soñemos “Una vez más” con las nuevas posibilidades que nos brinda este gran Sistema, y que la vida a pesar de ser un sueño que no lo sea, y que la realidad venza a la ficción.

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Calderón de la Barca, “La vida es sueño”