SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

jueves, 28 de mayo de 2015

Torca del Espejo - Cueva de los Caracoles

16 de mayo.

Llamada “matutina” de Jordi Carretero:
 
- ¿Qué os parece si vamos a Espejo-Caracoles? 
- Por nuestra parte perfecto.

Teníamos muchas ganas de conocer esta cavidad que se desarrolla en una zona blanca del gran Sistema Alto del Tejuelo.

Como de costumbre, la aproximación fue espectacular bordeando grandes dolinas con unas impresionantes vistas que no nos dejaron indiferentes.


 
Pasamos por la entrada de Espejo y continuamos hasta la de Caracoles. Nos vestimos y p´a dentro. El inicio consistía en una típica grieta en el lapiaz de las miles que observamos habitualmente en los alrededores. Es posible que no hubiese sido nunca descubierta de no haber visto la luz a través de ella desde el Espejo. 


Jordi, como buen anfitrión, nos fue mostrando todos los recovecos, un pozo aquí otro allá, una gatera, un paso por desobstruir, etc, etc…¡Ah!, se me olvidaba, y los caracoles que daban nombre a la cueva, tanto los vivos como los muertos. Nuestras sensaciones fueron las mismas que si nos hubiésemos encontrado en un intrincado laberinto. Realmente se trataba de una caótica cueva donde lo destacable eran los pasos bajos, los destrepes, las trepadas… Poco a poco llegamos a una zona más amplia: la conexión con la Torca del Espejo donde se veía claramente el accidente geomorfológico que daba nombre a la misma. Comenzamos un descenso largo y tortuoso donde se podía apreciar el gran trabajo realizado en todas las incursiones efectuadas. 

Llegamos a la primera incógnita que habían abierto hacía sólo dos días. Allí se instaló una cuerda que nos llevó al fondo de un pequeño resalte. Buscamos por todos los recovecos y nada de nada: por arriba llegamos otra vez a zonas conocidas y por debajo se hacía demasiado estrecho. En el último momento, en el único agujero que parecía tener posibilidades, Jordi consiguió atinar lanzando una piedra que rodó algunos metrillos más allá de nuestro campo visual. No obstante, la cosa estaba complicada: se precisaba de material adecuado para la desobstrucción. Volvimos sobre nuestros pasos y nos dirigimos a otra incógnita cercana. En este punto Jordi nos mostró con orgullo otro de los agujeros que la tapizaban donde las piedras sonaban en una caída aproximada de unos 30 m. Este paso también requería de trabajos forzados por lo que se dejó para otros momentos más oportunos.
 
Continuamos el descenso percibiendo con más nitidez una tímida brisa que nos fue guiando entre las intrincadas estrecheces. Y continuando este movimiento “reptiliforme” llegamos con paciencia al punto clave. Antes atravesamos una galería descendente en forma de “V” invertida que nos hizo soñar con la posibilidad de sobrepasar la falla para movernos en otras direcciones igualmente atrayentes. A continuación, otro vestigio del gran esfuerzo efectuado por estos colosos espeleólogos: un nuevo paso desobstruido que tras ser sobrepasado, no sin acordarnos de toda su familia, se instaló una cuerda para bajar al fondo de otro resalte. Y rebuscando “por las partes bajas”, accedimos a lo que parecía una nueva continuación que requería, cómo no, de los reiterados trabajos forzados que Jordi and Co. se conocen “a pié juntillas”. 



Llegamos a este punto decidimos “darnos el voltio” no sin antes realizar esa paradita técnica para ejecutar esos quehaceres tan comunes en todo espeleólogo que se precie como tal. 

Y tras 6 h de actividad cuevera, salimos al exterior totalmente satisfechos por haber contribuido con nuestro pequeño grano de arena exploratorio. 



Los datos espeleometricos aproximados son los siguientes: 

Desarrollo: 1500 m.
Profundidad: -214 m. 

Y como de muestra ya se sabe que “sirve un botón”, véanse las fotos del susodicho desenlace.


sábado, 23 de mayo de 2015

Campaña de Semana Santa 7 de 7

Damos por terminadas las actividades de Semana Santa con dos entradas a Hormigas.

Lagar nos cuenta:

Sábado 4.

Hoy entramos más bien tardíos; no andamos con muchas ganas de madrugar…

La intención es mirar un paso que Jordi encontró en el antiguo vivac de la TB-41 y forzar el “tapón de barro” del pocillo que se dejó pendiente en la última salida a Hormigas. Pero, cuánto compromiso; hoy tenemos horario, Dani y Sara pretenden llegar a la cena de final de campaña. 

Así que bajamos los pozos y, en la Sala Grande de Hormigas, tiramos hacia el pozo. Nos ponemos manos a la obra para abrirlo un poco más. La otra vez sólo pude entrar yo, y bastante ajustado, por cierto. Esta vez no hay “caramelitos”, como dicen los chavales, así que usamos el método picapiedra. Con mi maza y un cincel de 40 cm, quitamos la piedra que me apretaba el pecho; ahora, pasaremos como reyes…

Al llegar abajo, Dani y yo trepamos entre bloques para revisar las incógnitas de este lado; mientras, Judit y Sara, van abriendo el tapón de barro.

A pesar del aire que corre entre los bloques que trepamos, Dani y yo no encontramos nada significativo. Pero las chicas consiguen pasar por el agujerillo que han desobstruido; avanzan entre bloques hasta llegar a una zona más amplia, y allí vamos también nosotros, intrigados. Al pasar, encontramos un pocillo y una pequeña y estrecha diaclasa. Parece que la diaclasa pinta bien. Pero, cómo no, el paso de acceso es muy estrecho. Nuestra avanzada herramienta abre un poco el paso, pero no lo suficiente como para convencer a los demás; asi que me convierto en anguila y me escurro como puedo hacia la grieta.


Consigo pasar, pero ahí no acaba todo; en oposición, y bastante precario, con unos metros de caída bajo mis pies, hallo una travesía lateral para llegar hasta el punto más amplio, por donde logro llegar hasta el fondo de la diaclasa. Suena agua y veo lo que parece una pequeña sala. Intento pasar de una manera, de otra,… pero nada, no quepo, y me frustra. Me frustra cuando no consigo forzar un paso estrecho; es como un reto personal…Después de intentarlo por todos los medios, vuelvo a subir y, esta vez, arrastrando mi frustración conmigo.


Decidimos probar suerte con el otro pocillo y, mientras Judit y yo comemos algo, Sara se lanza al arrastradero mientras Dani la asegura como puede, con una cuerda, empotrado entre unos bloques.

Termino de comer y, como no me doy por vencido del todo, me voy a mirar otros bloques por donde también corre aire y… bingo: asomo la cabeza y encuentro una zona amplia pero, claro, cómo no, para llegar hasta ahí hay que quitar unas piedras que, con mi herramienta profesional, me lleva unas horas. Pero, por fin, parece que podré pasar convirtiéndome de nuevo en anguila. Me pongo a ello… un enganchón, un tirón, empuja un poco esa piedra y… por fin, paso la cabeza. Al salir de entre los bloques llego a un cortadito de unos 3 o 4 metros, y es aquí donde preparo mi número de contorsionismo para sacar los pies y sentarme en el cortado. Bajar de cabeza no sería agradable. Una vez que lo consigo, destrepo el resalte y me encuentro en un meandro seco, aunque por algún sitio suena agua. El meandro es de unos 2 metros de ancho y 10 metros de altura y, aunque se cierra, se ve una ventana a la que se puede trepar. Trepa que trepa se va poniendo precario el asunto. Llego a la ventana y parece que tiene continuación, pero ya he recorrido bastante yo solo y llega ese pensamiento de “¿y si pasa algo qué hago yo aquí solo?”. Los demás no cabían por el paso, así que la prudencia me invita a volver. A mi regreso Sara está volviendo del pozo y parece que no tiene muchas alternativas. De todas formas, sería bueno revisarlo.


Volvemos para arriba y, cuando parece que ya estaba todo hecho, mientras espero mi turno para subir el pozo, oigo una piedra bien gorda rebotar por las paredes, me encojo y… ¡¡zaska!!. Los trozos pequeños me rebotan en la cara y en el brazo. Por suerte sólo eran ya trozos pequeños. Pero bueno, como las piedras de esta cueva me tienen cariño, han venido directamente a mí. Aunque nada más que lamentar aparte de unas heridillas, ¡qué suerte!.

El incidente es compensado con unos pozos bonitos de salida, que nunca me canso de admirar. Además, esta vez, no llueve. No hay ducha en los pozos, ¡qué raro!.

Jordi Carretero nos cuenta.

Miércoles 8 

Benja, Cano y yo nos vamos a Hormigas. Voy a la sala grande a ver el paso de la galería nueva que podría continuar, nada, baja unos 15 ó 20 m muy estrechos y se hace impenetrable con corriente de aire. Antes de llegar siguiendo la grieta por la que llega la galería que falta topografiar se ve un volumen no muy grande al otro lado donde habría que desobstruir.

Y esto es todo sobre una intensa campaña de Semana Santa :-)

jueves, 14 de mayo de 2015

Campaña de Semana Santa 6 de 7

La desilusión que se produce cuando las buenas expectativas se truncan no tiene nombre. No obstante, nuestro colectivo nunca ceja en su empeño.

Día 5.

Los integrantes de Spekul, Dirk, Piet, Sara, Walter y Koen3, entraron por la tarde al vivac del Canto sin novedad en el frente.


Día 6.

En la zona nueva denominada “one more thing”, y más concretamente en la Galería Madrid, se exploran al detalle todas las incógnitas pendientes. El resultado no fue muy halagüeño. También se realizaron dos escaladas de 6 y 8 m y se exploró una diaclasa con mucho barro que tampoco parecía continuar. Antes de bajar el pozo en dirección a esta zona, también se topografió una pequeña galería que, finalmente, dió acceso a sitios ya conocidos.



Quedó pendiente el pasamanos donde se pondrá el máximo empeño en la siguiente incursión.

Día 7.


Tras 10 años de continuo trabajo sobre la gatera denominada “Mystery hole” este día las perspectivas cambiaron el rumbo de las circustancias. No obastante aún quedan por realizar nuevas desobstrucciones.

Pinchar sobre la imágen para ver el video.

Día 8.

Salida al exterior.

En junio volveremos y esta vez …

martes, 5 de mayo de 2015

Campaña de Semana Santa 5 de 7

Tras 5 días bajo tierra Jorge Tello nos cuenta su experiencia en la exploración del Sistema Alto del Tejuelo y posteriormente David nos hace una reseña más técnica de la misma.


Jorge nos cuenta:

Domingo 5 de Abril, día soleado, algo bastante inusual por esta zona. Nos juntamos en el albergue de Jordi los 5 componentes del equipo de exploración. No todos nos conocemos, pero tan solo un par de cervezas después charlamos como si hubiésemos veraneado toda la vida juntos en el mismo pueblo, cosas de la espeleo…o de la cerveza, ya no lo sé… El equipo lo formamos Tubi, Julia, David, Gabi y el “menda” Jorge.

El Lunes día 6 nos despertamos ansiosos de estar ya en las profundidades. Por la mañana preparamos el equipo y aprovechamos para comprar los últimos detalles logísticos previos a nuestra entrada. Ya sabéis como va esto, que si unas zapatillas de andar por casa, que si botas de regar, que si papel del culo con tacto suave…etc, etc, etc… 

Por la tarde iniciamos la “dura” aproximación hacia una de las bocas del Sistema Alto del Tejuelo, donde tras equiparnos, comenzamos nuestro descenso. Un descenso tan majestuoso como imponente, que nos transporta a un mundo infinito, vacío de luz, pero rebosante de secretos.

A la llegada al vivac preparamos algo de cena y organizamos tanto el equipo técnico, como el no menos importante equipo logístico. Posteriormente nos acomodamos y procedemos a pasar la primera de nuestras noches en el sistema. Aquí es cuando viene lo habitual, que si el uno se clava una estalagmita en los riñones, que si el otro ronca, que si me molesta el ruido del goteo….en fin…Buenas noches…

Martes 7 de Abril, 7:30 de la mañana y una motivada en el cuerpo que asusta al miedo. Nos levantamos ansiosos de llegar a nuestra zona de trabajo. Lo primero es requipar alguna zona por la que se va a pasar de continuo en la exploración. Posteriormente, al llegar a nuestra zona de trabajo, no tardamos en encontrar un paso que tras desobstruirlo un poco nos conduce a una red de galerías.

 Ah! Aquí es cuando se dice lo de ¡PAJOTE! Y seguidamente a ratonear y topografiar y topografiar y ratonear y ratonear y…bueno eso…!PAJOTE! Así durante 12 horas, después cenita y a dormir. 
 
¡ PAJOTE !
Miercoles 8 de Abril, 8:30 de la mañana, las horas de actividad del día anterior hacen resurgir de entre el saco auténticas caras de “Bélmez”, o como se diga el pueblo ese donde aparecían caras de fantasmas… Bueno, que me desvío de la crónica, la cuestión es que estábamos bastante cansados. 

Comenzamos el día en una zona más cercana. Revisamos la primera incógnita, parece que no tira … Revisamos la segunda … y… parece que tira … una escaladita … y ZASSS!!! Pinchamos otra zona de galerías. El día promete, el cansancio del día anterior ya se nos ha olvidado dejando paso a la motivación de seguir explorando. 

Continuamos por una zona de bloques algo inestables y tras pasar una pequeño paso de techo bajo accedemos a una galería de importantes dimensiones, techo abovedado, suelo plano…PAJOTE!!! La recorremos y topografiamos hasta su final, donde un imponente pozo nos corta el paso. Decidimos continuar explorando las galerías laterales que habíamos ido dejando atrás. Quedará pendiente para la próxima incursión bajar dicho pozo y continuar explorando la zona.

Al final del día, ya en el vivac y mientras calentamos algo de comida, comentamos lo productivo que ha sido el día y hablamos del increíble potencial que tiene la cueva.
Jueves, 9 de Abril, 8:00 de la mañana. Comienza el día. Desayuno, preparación de material, y al lio. El día de hoy lo dedicamos a revisar una zona ya topografiada pero con varias incógnitas. Realizamos una pequeña escalada para poder continuar explorando un meandro con notable corriente de aire. Se anotan varias escaldas que podrían ser interesantes y se topografía el meandro. Para rematar el día localizamos una pequeña sala con increíbles formaciones y cristales de Calcita. 

Viernes, 10 de Abril, 7:30 de la mañana. Hoy solo queda recoger todo el material, hacer el inventario y regresar de las profundidades. 
Han sido unos días realmente productivos que se nos han pasado demasiado rápidos. Pero tampoco es algo que nos preocupe … la próxima incursión, ya está en camino…. 
To be continued …
David nos cuenta la parte técnica:


Básicamente, se han explorado 3 zonas dentro de lo que hemos denominado “Meandros del Norte" y anteriormente "Rivières des Santons". En la zona más al norte, se localizan una serie de galerías de grandes dimensiones cortocircuitadas por bonitos meandros fósiles llenos de formaciones.

En la zona Oeste del sector, se retopografía una zona ya conocida, pero sin dibujo. Localizamos en la parte final un par de sitios interesantes con fuertes corrientes de aire. Además, se localiza una sala con bellas formaciones.

En la parte central, tras una escalada de 4 metros, remontando un pequeño río, exploramos un par de cientos de metros por un meandro muy ventilado. Perdemos el aire en un par de zonas caóticas en la parte superior del mismo.

Lo más interesante, lo encontramos en la parte Este del sector. Tras una estrecha escalada de 5 m, accedemos a un sector de grandes dimensiones, es lo que denominaremos GALERIES DE ENATE. Tras una breve pero intensa exploración de un tubo muy muy bonito, la exploración horizontal se ve interceptada por grandes pozos, aun sin descender... para la próxima. 

En total 1100 nuevos metros para añadir al sistema. Seguiremos explorando !!