SECJA

SECJA
Mi club de toda la vida

SECJA en la red de redes

Blog SECJA ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Facebook SECJA
Este blog esta dedicado a esos exploradores incansables que hacen de su deporte preferido una religión.

En su mayoría son escritos en primera persona contando su experiencia y sensaciones en la exploración de esta torca y principalmente las cavidades relacionadas con el Sistema Alto del Tejuelo.

Espero que disfrutéis de estas lecturas.

lunes, 27 de marzo de 2017

Actividades Sistema Alto del Tejuelo, marzo 2017

Esta vez, más de 25 espeleólogos han explorado en diferentes torcas pertenecientes al Sistema Alto del Tejuelo y en otras cavidades relacionadas con el mismo.

Los grupos denominados coloquialmente: los maños, los de burgos, los belgas, los catalanes, y los madrileños estaban perfectamente coordinados y lo que es más importante, en perfecta armonía.

En los párrafos siguientes pasaré a relatar la actividad desarrollada con mis compañeros de grupo.

El sábado 11 de marzo nos levantamos “antes que las gallinas”; Antonio, Carlingis, Sara, Dani y yo. Habíamos quedado con Los Belgas, Dirk, Walter, Piet, Raf, Thomas y un burgalés, Tubi que llevaban dos días en el interior de la cavidad.

El recorrido hasta el vivac donde previamente habíamos fijado el punto de encuentro “no nos sonaba a chino”: camina, camina, camina, entrada, gatea, cuerda, fracciona y fracciona, pozaco, base pozo, pasamanos, camina, gatea, pasamanos, camina, gatea, repta, pasamanos, camina y “Ale Hop”, ya estábamos en el vivac.

Como de costumbre saludos y puesta en común de las actividades a realizar. Los belgas junto con el de Burgos nos cuentan que hicieron escaladas, explorado pozos, resuelto incógnitas, etc. Lo más interesante, un pozo que llegaba a lo que parecía ser un pequeño río muy próximo al final de la galería “en su tinta” de la Torca de las Pasadas. Se quedaron a unos 4 m. del agua. Por otro lado, tras un paso muy estrecho, llegaron a otra zona nueva donde otro nuevo pozo muy amplio, de unos 25 m, con un gran lago en su fondo les interrumpía el paso. Al otro lado de su cabecera se vislumbraba una posible continuación. Era necesario un pasamanos para acceder a este lugar.



Tras varias deliberaciones, los madrileños junto con el guía burgalés nos dirigimos a estos dos lugares mientras los Belgas irían a despejar incógnitas en la zona norte de la gran galería.

Conocía el recorrido hasta la última parte donde Tubi comenzó las labores de guía para acceder al punto indicado por los belgas donde una cuerda quedaba colgando a escasos metros del fondo de la fractura por la que circulaba un pequeño río. Carlingis, Dani y Antonio se lanzaron a la exploración aguas arriba mientras Tubi, Sara y yo fuimos detrás expectantes. Según recuerdo, la descripción de la fisonomía de la galería realizada por los burgaleses y maños que estuvieron en el final de la galería “en su tinta” de las Pasadas era muy similar a ésta. Pero llegaron malas noticias: el agua surgía de distintos sifones sin posibilidad de continuación a pesar de que Antonio y Carlingis intentaron por todos los medios forzar el paso metiéndose en el agua hasta el pecho. Regresamos topografiando y finalmente desinstalamos. Entre tanto, Carlingis y Antonio, comenzaron la instalación del pasamanos.





El entorno era para mí mágico: un pasamanos por una serie de gradas que bordea un pozo que en su fondo alberga un gran lago de aguas transparentes donde el eco de las piedras lanzadas regresa con dulzura y sosiego.



Y tras el pasamanos una galería con huellas y puntos de topo de nuestros predecesores. Tubi reconoce el lugar y se entusiasma pues acababa de darse cuenta que gracias a este corto circuito nos ahorrábamos más de una hora para llegar a otra zona de la cavidad actualmente en plena exploración. Topografiamos para cerrar poligonales e hicimos una visita a este sector tan espectacular. Una gran fractura nos conduce hasta una galería que regresa por debajo del punto por donde habíamos descendido hasta llevarnos nuevamente al gran lago. Contentos y satisfechos por el trabajo realizado regresamos sobre nuestros pasos hasta el vivac. Era pronto, en comparación con otras incursiones, pero como teníamos los deberes hechos decidimos salir a la superficie acompañados de Tubi. Los belgas saldrían al día siguiente.


Y cómo no, llegamos después de acostarse las gallinas. Otro día disfrutaríamos de su grácil cacareo.


Al día siguiente reunión de todos los grupos que exploramos en la zona para una puesta en común sobre algunos temas. E insisto: todo en perfecta armonía, como debe ser.

Os dejo algunas fotos de la actividad (Sara, Carlingis, Dirk) y un pequeño video de Antonio. Que lo disfrutéis.



1 comentario: